miércoles, 17 de octubre de 2007

Fuera del clòset 1: asumirte primero


El "salir del clóset" es una decisión muy personal realmente...a algunos les funciona, a otros no...en mi caso soy una persona que se siente ahora libre de ataduras en cuanto a expresarme con las personas que realmente importan en mi vida: mis familiares más cercanos y mis verdaderos amigos.

En el caso de mis amigos fué una cosa curiosa, nos conocimos fuera del "ambiente" hace muchos años,cuando aún eramos chibolos estudiando inglés,y formamos un grupo bastante unido de unas 8 a 10 personas, que hasta ahora después de tanto tiempo aún se siguen frecuentando. En el transcurso del tiempo resultó que la mayoría del grupo resultó siendo gay...Dios Los crea y ellos se juntan...el caso es que fué cómo el efecto de la bola de nieve cayendo por la ladera...

El primero de nosotros que "salió del clóset" fué del que más sospechaba de sus tendencias,aunque nunca tratamos el tema...sin embargo sucedió que él,cómo muchos peruanos viajó al extranjero para procurarse un mejor futuro y al poco tiempo regresó con la mente más abierta y con la necesidad de contar su verdad,esa verdad que siempre le había pesado, a nosotros sus amigos y a su familia...el resultado no fué del todo bueno;ya que si bien nosotros lo aceptamos,su familia lo rechazó y él tuvo que volver a irse...sin embargo sembró en nosotros la semilla de la aceptación,algo en lo que no habíamos siquiera pensado...a pesar de ser un grupo muy unido,nunca tratabamos el tema de nuestra sexualidad...nuestro mundo giraba entorno a la música que nos gustaba y que coleccionábamos (la música underpop de los 80's,una época muy ambigua sexualmente y de los que quedaron íconos gay como Andy Bell de los Erasure,Boy George de los Culture Club o Morrisey de The Smiths,por sólo citar sólo algunos)

Bueno...uno a uno nos fuimos asumiendo...pero yo llevaba una doble vida...con ellos y mi familia, que no sospechaban ; y otra bastante obscura, en antros y lugares bastante caletas por decir lo menos...lo que me causaba un gran stress al pensar que sucedería el día que lo supieran...la reacción de la familia de mi amigo me había hecho temer que algo así podría sucederme; así que decidí seguir con mi doble vida por un buen tiempo...Sin embargo mi amigo, que regresaba despues de cada cierto tiempo y con el que me carteaba,ya sospechaba por los indicios que le daba de que mi secreto me causaba una gran depresión...así que una vez decidí contárselo y así uno a uno...bueno para casi todos fué una gran sorpresa, sobretodo para los héteros del grupo...que fueron los últimos en enterarse por mi temor a que me rechacen...pero resultó que la amistad era verdadera...y me aceptaron sin reparo; porque mi sexualidad sólo era una parte de mi persona,la única que no conocían porque en ese entonces sentía temor y verguenza de mostrar.

Y de eso se trata,quizás ahora haya más apertura respecto a estos temas, pero vengo de una época en que la homosexualidad era tabú; en que el gay sólo era el marica del barrio, del que las mamás advertían a sus hijos no acercarse mucho por que podían "hacerle cosas malas..." y también por obra y gracia de nuestra Iglesia Católica el que se iba al Infierno...lo que hacía que generáramos un autorechazo y un tremendo sentimiento de culpa.Y esto no es más de dos décadas atrás ...cuando aún no había internet, aldea global ni celular, que facilitaron que cualquier adolescente que se sienta el "raro" de la familia averigue en un santiamén que no es así, que hay muchos cómo él en el mundo y que no es un crimen sentir diferente.

Es por eso que el salir del clóset tenía (y tiene aún para muchos) un efecto liberador, que hace que generes una euforia por decirlo a todo el mundo al principio...pero también tienes que estar seguro de que no todos lo van a tomar de la misma manera...y va a ser una experiencia muy difícil que vas a tener que superar.

Con mi familia fué otro rollo...en el caso de ellos quizás hubiese sido mejor que no se enteraran de sopetón...pero la euforia de la verdad ("Sólo la verdad te hará libre"...dice San Pablo en uno de sus escritos) hace que no midas las consecuencias...en mi caso a pesar de nunca haber tenido enamorada no tenían ni idea, y es que el sexo siempre fué tabú para ellos, más aún por sus creencias cristianas y todos esos rollos moralistas...el caso es que el enterarse creó un cisma en casa, al ser yo el hijo mayor de sólo dos varones...se acabó toda mi euforia...me convertí en practicamente un apestado...y me costó la mar y morena recuperar el respeto que me tenían...sólo con el tiempo; cuando llegaron a entender que mi homosexualidad era una parte más de mi persona y no el todo, y que seguía siendo el mismo que conocían, sólo que ahora sin secretos que ocultar, es que pude expresarme sin problemas al menos para mí; ya que entendí que el hecho que me aceptaran o nó era su problema, no el mío, ya que yo me sentía bien conmigo mismo...pero eso fué un largo camino...de muchos años...y que no los hubiera podido superar sin la ayuda de mis amigos...los verdaderos..que supieron estar allí cuando necesité un apoyo moral..que muchas veces mi propia familia me negó...

El tiempo cura todas las heridas...esas etapas ya fueron superadas y ahora ,si bien no necesito andar con un cartel ya que considero que mi sexualidad es algo que comparto sólo con quién comparto mi cama y mis sentimientos,no tengo problemas en decir,si alguien me hace la pregunta: "Sí,lo soy..y qué..."